De la confrontación a la colaboración: el arte de los conflictos funcionales | Prometeo

De la confrontación a la colaboración: el arte de los conflictos funcionales

Publicada el junio 13, 2024 por Prometeo

De la confrontación a la colaboración: el arte de los conflictos funcionales

Por Lenin José Wilhelm Fuenmayor / Especialista en Dinámica de Grupos e Intervención Psico Social

¿Cómo convertir un conflicto en una oportunidad de aprendizaje?

En mi artículo anterior conversé sobre el impacto del conflicto en las organizaciones, y ¡¡¡bien que nos impacta!!!, sin embargo en esta oportunidad vengo a reinvindicar al conflicto, palabra demonizada 👺 y que sin embargo es parte de la convivencia humana. Sin ir muy lejos, muchas veces una persona que tiene una mirada distinta e interesante es amordazada con la calificación de “ese empleado es muy conflictivo” cerrándonos a una posible buena idea y anulando para siempre la participación y la innovación.

Si nos vamos al detalle podemos hablar de dos tipos de conflicto, uno disfuncional, y justamente era al que me refería en el artículo anterior y el otro funcional, al que me quiero referir en este artículo.

Un conflicto disfuncional es aquel que daña las relaciones entre las personas y perjudica el rendimiento del grupo o la organización, generalmente está basado en luchas de poder, mal manejo emocional y pocas destrezas en la utilización de herramientas de comunicación, asertividad y empatía.

Entre tanto, un conflicto funcional es aquel que, si se gestiona adecuadamente, puede tener un impacto positivo en el rendimiento de una organización o grupo.

Cómo sabemos que un conflicto es funcional:

💫 Está basado en diferencias de ideas o enfoques, no en emociones.

💫 Se centra en los objetivos del grupo o la organización, no en luchas de poder.

💫 Se expresa de manera respetuosa y constructiva dejándo a un lado las críticas o juicios de valor parcializados.

💫 Se puede resolver a través del diálogo y la negociación más allá de las interpretaciones o rumores.

Para que un conflicto sea funcional, es importante que se gestione de manera adecuada. Esto significa que las personas involucradas deben estar dispuestas a escucharse mutuamente, respetar sus diferencias y trabajar juntas para encontrar una solución que beneficie a todos.

Aquí hay algunos consejos para gestionar un conflicto funcional:

👍 Identificar el origen del conflicto.

👍 Comunicarse de manera abierta y honesta.

👍 Centrarse en los intereses, no en las posiciones.

👍 Buscar soluciones creativas que satisfagan las necesidades de todas las partes.

👍 Estar dispuesto a comprometersecon los acuerdos.

Si se gestiona adecuadamente, un conflicto funcional puede ser una oportunidad para mejorar el rendimiento de una organización o grupo, generando creatividad e innovación, mejorándo la toma de decisiones, fortaleciendo las relaciones entre las personas y finalmente conducir a un mejor rendimiento general.

¿Cómo podemos crear una cultura organizacional que fomente los conflictos constructivos? 🤔💼 ¡Hagamos una llamada breve para encontrar soluciones juntos! 📞💡 [Agendar llamada]

🌟 Explora nuestro Calendario de Eventos y descubre las actividades interesantes programadas para el próximo trimestre. 📅✨

📢 Te invitamos a descargar nuestra Presentación Institucional, donde podrás conocer nuestras áreas de intervención y experiencia. 📊🌍 –

Si la publicación fue de valor para ti, compártela para que así llegue a más personas! 🙌📢💬

#ConflictoLaboral #conflictofuncional #GestiónEmpresarial #Productividad #ClimaLaboral #RecursosHumanos

Comparte